Varices por el trabajo – Como prevenirlas y aliviarlas.

Algunos empleos favorecen el desarrollo de varices por el trabajo.

Como todos sabemos, determinados trabajos se relacionan con el desarrollo de algunas enfermedades. Esto ocurre tambien con la insuficiencia venosa y algunos empleos pueden favorecer la aparición de varices por el trabajo. Aunque sus causas principales son la predisposición genética, los embarazos, la vida sedentaria y la obesidad, es conocido que las personas que están muchas horas de pie son mas propensas a desarrollar varices por el trabajo. Aunque en España no se reconoce como enfermedad profesional, existe amplia evidencia científica de que determinadas profesiones, por sus características, (muchas horas de pie o sentados), pueden causar o empeorar las varices.

varices por el trabajo
Molestias por varices en el trabajo

Esta enfermedad se caracteriza por una dificultad en el retorno venoso, lo que produce un aumento de presión de las venas de las piernas, que se van engrosando hasta hacerse visibles. A veces, estas venas sobrecargadas pueden no ser visibles a simple vista pero su aumento de presión es causa de dolor, calambres y sensaciones de cansancio y pesadez en las piernas. Con el tiempo, si no se trata adecuadamente puede conducir a complicaciones en la pierna como trombos, dermatitis u ulcera venosa.

Camareros, peluqueras, cajeras de supermercado, enfermeras, cirujanos, profesores, policías, etc, y otras muchas profesiones que obliguen al trabajador a estar mucho tiempo de pie son ejemplos de actividades que pueden favorecer varices por el trabajo, pero tambien hay que considerar como enfermedades de riesgo, como son todas aquellas en las que los trabajadores deban permanecer mucho tiempo sentados, porque realmente lo que mueve la sangre venosa de las piernas son los músculos de la pantorrilla, y al estar sentados tampoco se activan estos músculos.

Contraer gemelos facilita retorno venoso
La contracción de los gemelos facilita retorno venoso

Pasear periodicamente, o poder elevar las piernas a ratos, durante la jornada de trabajo, son maniobras fundamentales para mejorar la circulación venosa y contrarrestar los efectos negativos del trabajo. También es muy útil usar una calceta de compresión ligera, que si es la adecuada, no solamente no es molesta, sino que previene el cansancio y los síntomas y signos de las varices.

Ademas, obviamente, hay que cuidarse fuera del trabajo: mantener un peso saludable, practicar deporte, etc..

Por tanto, si  por tu tipo de profesión debes permanecer  de pie mucho tiempo, intenta ir cambiando el esfuerzo de una pierna a la otra periódicamente para no sobrecargarlas, y dar algún paseo, aunque sea corto. Por el contrario: si vas a estar sentado mucho tiempo, intenta elevar las piernas y moverlas de vez en cuanto y no cruzarlas. Intenta levantarte y moverte cuando lleves más de 30 minutos sentado, eso reactivará y mejorará tu circulación.

La sanidad publica británica sensibilizada con este problema, ha llegado a publicar un tríptico de recomendaciones para evitar su aparición y desarrollo.

Si este es tu problema, o el de algún familiar o conocido, consulta con nosotros en el Hospital de Molina o en la Clinica Juan XXIII de Murcia. Analizaremos el problema, estudiaremos el grado de insuficiencia venosa mediante un estudio eco-doppler color, y aconsejaremos el mejor tratamiento.

Siguenos & Me gusta:
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.