Varic.es en Murcia

logo Varices en Murcia
Inicio / informacion sobre las varices / Varices en la mujer / Síndrome de congestión pélvica, una enfermedad poco conocida
dolor pelvico por sindrome de congestion pelvica

Síndrome de congestión pélvica, una enfermedad poco conocida

El Síndrome de Congestión Pélvica es una causa frecuente de dolor crónico en mujeres, localizado en el bajo vientre, producido por el desarrollo de varices alrededor del útero y los ovarios (es el equivalente al varicocele que presentan los varones).
Es un enfermedad infra-diagnosticada, pero que afecta el 10-15% de las mujeres entre 18 y 50 años, que han tenido más de 1 embarazo.
Varices por congestion pelvica
Varices por Congestión pélvica

Estas varices en la pelvis pueden estar causadas por diferentes mecanismos: la mas frecuente es por reflujo indebido de la sangre venosa (ausencia congénita de válvulas, efectos hormonales, dilatación por aumento de presión durante los embarazos, etc..), pero también por obstrucción del flujo venoso normal como ocurre en síndrome de Nutcracker (compresión de la vena renal izquierda a su paso por la horquilla vascular formada por la aorta y la arteria mesentérica superior), el síndrome de May-Thurner (compresión de la vena ilíaca común izquierda a su paso entre la arteria ilíaca común derecha y la columna),  así como la compresión extrínseca de la vena, como es el caso de la endometriosis, tumores o lesiones post-traumáticas.

Sindrome de Nutcracker
Síndrome de Nutcracker (compresión de la vena renal izquierda a su paso por la horquilla vascular formada por la aorta y la arteria mesentérica superior)
Síndrome de May-Thurner
Síndrome de May-Thurner (compresión de la vena ilíaca
Síndrome de Congestión Pélvica se presenta clínicamente con dolor pélvico crónico, sensación de pesadez, dolor con las relaciones sexuales (dispareunia) y dolor importante con la menstruación (dismenorrea). También puede acompañarse de dolor al orinar y estreñimiento.  Estos síntomas pueden aparecer durante o después de un primer embarazo y empeora con los siguientes embarazos.El dolor es, sobre todo, del lado izquierdo de la pelvis, aunque podría ser bilateral; su gravedad suele ser variable, empeora con las posturas que aumentan la presión intra abdominal (caminar y estar de pie mucho tiempo) y mejora al acostarse.El diagnóstico del Síndrome de Congestión Pélvica lo suele realizar el ginecólogo, pero este suele minusvalorarlo al no disponer de un tratamiento eficaz para el mismo.
En ocasiones estas pacientes presentan varices atípicas en las piernas y en la zona vulvar, por reflujo pélvico (es característico que las molestias de las varices aumenten con el ciclo menstrual). El síndrome de congestión pélvica puede ser responsable de hasta un 17% de las varices de «novo· y hasta un 30% de las recidivadas (las que reaparecen nuevamente después de ser operadas). Por este motivo acuden a un flebólogo, quien debe completar el estudio y confirmar que existe un Síndrome de congestión pélvica, antes de iniciar cualquier tratamiento porque estas varices  responden mal al tratamiento convencional (y son causa frecuente de reaparición de las varices), ya que hay que tratar primero su origen en la pelvis. 
Varices de origen pelvico

El diagnóstico se basa en los datos de la historia clínica, junto a los hallazgos en la exploración física y pruebas de imagen. La 1ª prueba a realizar debería ser una Ecografía Doppler Color, que no es invasiva, y que ademas de valorar las piernas permite valorar también la pelvis, bien sea por vía abdominal o transvagina, pudiendo ver directamente las varices pélvicas, medir su diámetro, y analizar la existencia de reflujo. Una vez confirmado el diagnostico es necesario completar el estudio con Angio-TAC, Angio-RMN, (que ademas de darnos un mapa venoso nos permiten descartar otras causas de los síntomas como tumores, endometriosis,…)

El tratamiento inicial se basa en la prescripción de venotonicos para mejorar  los síntomas. Si con este tratamiento no es suficiente debemos plantearnos un tratamiento intervencionista.

Tradicionalmente se realizaba ligadura de las venas gonadales por cirugía abierta o laparoscópica, pero se trataba de un procedimiento muy invasivo por lo que esta en desuso.

Flebografía

El tratamiento actual por excelencia es la cirugía endovascular, que se realiza mediante abordaje radiólogico. Para ello  se realiza una Flebografia (Ileocavografia) que nos permite conocer con exactitud  el problema y tratar los ejes afectos (ya sean las venas gonadales, o las venas hipogastricas mediante embolización y/o esclerosis transcateter). Este tratamiento es mínimamente invasivo, se realiza bajo anestesia local, no precisa ingreso hospitalario, y consigue en más del 80% de los casos una mejoría de los síntomas a corto medio plazo.

En la Clinica Varices en Murcia disponemos de la colaboración del Dr. Jose Manuel Felices Abad, radiólogo intervencionista con dilatada experiencia en esta patología.

Ir arriba