ClariVein

La cirugía de las varices ha ido evolucionando hacia técnicas cada vez menos invasivas. ClariVein es una nueva técnica para el tratamiento de varices que ha demostrado su seguridad y efectividad, sin anestesia y sin dolor, permitiendo un inmediato retorno a la actividad normal, con poca o ninguna morbilidad.

¿Como funciona ClariVein?

ClariVein  combina dos métodos: una ablación mecánica que genera un espasmo severo de la vena y una ablación química con esclerosante en forma de líquido o espuma.

Es una técnica endovenosa (el efecto se consigue navegando por dentro de las venas),  similar a la que se emplea para el  Endoláser o la Radiofrecuencia, pero a diferencia de éstas, que se basan en una ablación térmica, Clarivein no genera calor. Esto permite evitar todas las posibles complicaciones secundarias al calor, como el daño de tejidos adyacentes o lesión nerviosa. Además no suele necesitar ningún tipo de anestesia. Tampoco se practican incisiones, ya que el dispositivo entra por punción directa (ver otro vídeo demostrativo)

¿Se puede tratar cualquier tipo de varices?

El sistema ClariVein está indicado para tratar cualquier tipo de varices tronculares (que dependan de los ejes safenos), y especialmente para el tratamiento de la Vena Safena Menor, pero dada su gran navegabilidad permite tratar también otros tipos de varices.

¿Qué cuidados hay que seguir tras el tratamiento?

Tras el tratamiento con ClariVein el paciente puede hacer vida normal. Sólo precisa llevar una media elástica de compresión durante unas semanas. No suele precisar baja laboral, aunque se aconseja evitar bipedestaciones prolongadas, especialmente si se está de pie parado.

¿Cuánto tiempo dura el tratamiento?

Existen publicados resultados a medio plazo con una tasa de recidiva muy baja. Aun así tenemos que saber que las varices, dado su elevado factor hereditario, tienen un porcentaje de recidiva de entre el 15 y el 20%.