Fascitis plantar y varices.

La revista Pie Diabético, a la que ya hemos hecho referencia anteriormente en este blog, nos parece muy interesante. Aunque enfocada hacia profesionales, suele ofrecernos artículos monográficos, que pueden ser de utilidad para pacientes.

La fascitis plantar puede dificultar el funcionamiento venoso.
La fascitis plantar puede dificultar el funcionamiento venoso.

En el numero de Junio/2017, nos trae una muy completa revisión sobre una patología muy frecuente y muy dolorosa, la fascitis plantar (también conocida de forma errónea como “espolón”), escrito por Antoni Morral Fernández, fisioterapeuta y doctor en Investigación Bio-medica en la Universidad Ramón Llul de Barcelona. En este enlace pueden acceder al mismo.

Las bomba gemelar y la bomba plantar favorecen el retorno venoso y previenen el desarrollo de varices.
La bomba gemelar y la bomba plantar favorecen el retorno venoso y previenen el desarrollo de varices.

El motivo de traer a este articulo a un foro de varices, es por la importancia que tiene una correcta deambulación, en el funcionamiento de nuestro sistema venoso. Para que la sangre retorne hasta el corazón es necesario que se activen una serie de bombas de retorno venoso.

La primera de esas bombas de retorno venoso,  está situada en la planta de nuestros pies (a este nivel existe unas “almohadillas” que se llenan de sangre cuando el pie vuela y que en cada paso se comprimen al apoyar facilitando el retorno de la sangre). Por eso caminar es un gesto imprescindible para activar el retorno venoso. Cuando un paciente no camina o está encamado durante mucho tiempo, se inflaman los pies y las piernas porque este mecanismo  de retorno no se está funcionando correctamente.

La segunda bomba de retorno venoso está en los gemelos, que ayudan en cada paso a seguir impulsando la sangre hacia el corazón. Un mal apoyo también puede dificultar su funcionamiento.

Por tanto, cualquier lesión dolorosa (como la fascitis plantar o espolón), que nos impida un apoyo normal del pie, dificulta el funcionamiento de estas “bombas” plantar y gemelar. También ocurre con patologías mas crónicas como pueden ser la dismetría, el pie plano valgo y el pie cabo. Si nuestra forma de pisar es no es correcta no se produce la compresión de la zona media del pie, que es donde se posiciona esta almohadilla venosa.

Si este padece de varices y presenta cualquier patología, aguda o crónica, que afecte al normal funcionamiento del pie, debe intentar corregirla para evitar agravar su problema venoso.

Siguenos & Me gusta:
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *